***************************************************************************************************************************

 

***

¿Quién es Rastafari?
 

Hace más de 80 años la voz de un hombre llamado Marcus Mosiah Garvey, nacido en 1887, filósofo y luchador por los derechos del hombre, quien promovió la liberación y la repatriación de la raza negra al África, se escuchaba anunciando la emancipación de los negros oprimidos después de haber sido esclavizados, andando errantes y sin dirección; les daba aliento al hacerles saber  que  su liberación estaría próxima. Marcus Garvey decía: “Miren hacia África porque cuando un Rey negro sea coronado la redención de todos los hombres estará cerca”.
 
En 1930 se cumplió lo anunciado, en Etiopía, Rastafari fue coronado con el nombre de Haile Selassie I, cuyo significado en amárico, la lengua nativa etiope, se traduce como “Poder de la Sagrada Trinidad”. Él recibió el título de Negus Negast (Rey de reyes) como está escrito en la Biblia en el libro Revelación capítulo 19 versículo 16: “En su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores”, por lo tanto, Selassie I fue aquel que nació bajo el linaje de Jesús Cristo y del que las profecías revelaban. Selassie I fue el hombre quien la Biblia anunciaba y de quien Marcus Garvey años atrás advertía a las naciones.
 
La historia y las profecías bíblicas han dado lugar para que la llegada de Rastafari sea vista como el segundo advenimiento -reencarnación o resurrección- de Cristo en la tierra. Es decir, la Biblia nos dice que Cristo regresará en estos tiempos y no vendrá para ser crucificado, sino que, se presentará como León victorioso, pues dice la Revelación en su capítulo 5:5: “No llores, porque el León de la Tribu de Judá, la raíz de David ha vencido para abrir el libro  y desatar sus siete sellos”, de igual forma Jesús Cristo anunció: “Yo vendré de nuevo, te recibiré donde yo esté, y allá también estarás tú”.
 
De esta forma queda claro que el segundo advenimiento de Cristo será en carácter de Rey y éste descenderá  del linaje de David y que, por lo tanto, se sentará en su trono. A través de la historia se conoce que Rastafari Haile Selassie I, es el descendiente directo del Rey David, de la dinastía Salomónica, el Rey número 225 sobre el Trono Divino de Etiopía. “Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre”, se menciona en Isaías 9:7.
 
Uniendo una vez más la historia con la profecía, ésta última nos dice: “Judá te alabarán tus hermanos: tu mano estará sobre el cuello de tus enemigos; los hijos de tu padre se inclinarán a ti. Cachorro de león, Judá. No será quitado el cetro de Judá ni el bastón de mando de entre sus pies, hasta que llegue Siloh;  a él se congregarán los pueblos”. (Génesis 49:8-10).
 
La historia nos dice que cuando el Emperador Haile Selassie I fue coronado en Etiopía en 1930 el cetro fue retornado a su mano, ¿cómo sucedió esto?, siglos antes, el cetro había sido robado y se encontraba en las manos del Rey de Inglaterra George V quien envió a su hijo Edward VIII a Etiopía para hacer reverencia y regresar el cetro a manos de Selassie I. De esta forma se cumple con la profecía relatada anteriormente en el Génesis.
 
Una breve ojeada a la historia nos remonta al año de 1888 cuando en Etiopía se padecía por las grandes sequías y la hambruna que azotaba al país. La población etiope esperaba que sucediera algo que cambiara el sufrimiento por el cual estaban atravesando. Se vivía en una atmósfera de dolor y carencias  pues las condiciones naturales de Etiopía estaban causando desesperación entre los habitantes.
 
Cuatro años después llegó la lluvia, la cual brindó una nueva vida para el desolado pueblo etiope coincidiendo con el nacimiento de Lij Tafari Makonnen (Haile Selassie I), quien se manifestó para dar una nueva esperanza a la nación. Fue el año 1892 en el cual el pueblo celebraba las bienaventuranzas venideras.
 
Y fue en 1892 cuando el cometa Holmes atravesó los cielos, los anales de la historia relatan que fue el cometa más largo en aparecer  en la historia humana. De esta forma se hace alusión a la revelación bíblica en el libro de Isaías capitulo 9 versículo 2: “El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz […] que un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado, sobre sus hombros el imperio…”.
 
El dolor por el que había atravesado el pueblo etiope años atrás, antes de que Tafari Makonnen naciera, es vinculado a la profecía escrita en el libro de  Revelación capitulo 12, versículo 1: “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de doce estrellas, estaba encinta y gritaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento […] ella dio a luz un hijo varón, que va a regir a todas las naciones con vara de hierro…”.
 
En el entendimiento Rastafari, la tierra etiope vestida del sol, que atravesaba por fuertes problemas, es la mujer encinta angustiada por su alumbramiento, la cual dio a luz a Tafari.
 
Es así que el nacimiento de Ras Tafari fue entendido y reconocido como la presencia del único Rey de reyes en la tierra, por lo cual hoy, miles de hombres y mujeres alrededor del mundo se unen en un sólo sentimiento al manifestar que Dios no se ha olvidado de su pueblo y por eso se ha manifestado en cuerpo para mostrar a sus hijos su misericordia y amor.
 
Sin embargo, Haile Selassie I no sólo ha sido una figura importante en la espiritualidad de los mismos Rastafari, sino también, ha sido importante por las enseñanzas que mostró durante todo su reinado.
 
Ras Tafari nació un 23 de Julio de 1892 en Ejarsa Gora, a 18 millas de la ciudad de Harar en Etiopía donde la cultura y los pueblos de la antigua Abyssinia eran considerados israelitas. Fue el décimo y único hijo sobreviviente del Ras Makonnen de la dinastía Shoa que históricamente descendían del linaje de reyes etíopes ligados a Menelik I, hijo de la unión del Rey Salomón de Israel (hijo del rey David) y la reina Makeda de Saba.
 
En 1906 su madre muere repentinamente y Tafari Makonnen (nombre del Emperador Haile Selassie hasta 1930, cuando fue coronado Emperador de Etiopía) fue enviado con otros nobles a la corte de Menelik en Addis Abeba, es ahí donde aprende acerca de las prácticas Imperiales convirtiéndose así, en Diácono a los 8 años, Dejazmatch que significa “Guardián de la Puerta” a los 13 años, gobernador de Sídamo a los 16 años y Gobernador Harar a los 18 años; en 1916 fue nombrado Regente y Heredero del trono.
Para 1923 consiguió la anexión de Etiopía a la Sociedad de Naciones e instauró la prensa escrita, escuelas, hospitales modernos y además decretó la erradicación gradual de la esclavitud.
 
En 1928 fue proclamado Negus (Rey) de Etiopía y fue coronado públicamente el 2 de noviembre de 1930 por el Abuna (obispo) Kyrillos de la Iglesia Copta Etíope, y nombrado Emperador Haile Selassie I y con varios títulos entre los que se destacan: Rey de reyes, Señor de señores, León Conquistador de la Tribu de Judá, Raíz de David y Elegido de Dios.
 
Como primer asunto de gobierno, nueve meses después de su coronación, en Junio de 1931 promulgó la primera Constitución escrita y estableció un nuevo decreto antiesclavista. Tras un rápido proceso de modernización, sus esfuerzos se ven entorpecidos por las malintencionadas  operaciones del gobierno fascista italiano para invadir al Imperio etíope, hecho que finalmente consiguieron cuando dominaron Etiopía de 1936 a 1941. Al enfrentar esta ocupación, Haile Selassie I tuvo que salir al exilio refugiándose en Inglaterra y tras consultarlo con la nobleza, acudió a la Sociedad de las Naciones para abogar por la causa de Etiopía, mientras el ejército y la población continuaban la lucha de resistencia nacional.
 
El 10 de Junio de 1936 el Emperador pronunció su histórico discurso en la Liga en el cual manifestó: 
 
"Yo, Haile Selassie I, Emperador de Etiopia, estoy aquí hoy para reclamar la justicia que se le debe a mi gente, y la asistencia prometida ocho meses atrás, cuando cincuenta naciones afirmaron la agresión cometida en violación de los tratados internacionales.

Aparte del reino del Señor no hay en la tierra ninguna nación que es superior a otra. Y si ocurre que un gobierno fuerte encuentra que puede destruir con impunidad a pueblos débiles, entonces la hora ha llegado para que los pueblos débiles recurran a la Liga de las Naciones para dar su juicio con toda la libertad. Dios y la Historia recordarán su juicio."
 
Sin embargo, la indecisión y las ineficaces sanciones de las naciones europeas facilitaron las cosas para los italianos, y su Majestad permaneció en Inglaterra mientras Italia continuaba la ocupación de Etiopía por la fuerza. Mientras tanto, Isidro Fabela, representante de México en la Sociedad de las Naciones abogaba por la liberación y reconocimiento del Imperio etíope frente a la postura alemana que propugnaba que Etiopía ya no existía como nación independiente y por tanto debía otorgársele la tutela gubernamental a la nación italiana.
 
El 5 de Mayo de 1941, el Emperador regresó victorioso a la capital de su Imperio y durante los siguientes 10 años, Su Majestad se dedicaría a la reconstrucción de su reino sin dejar de lado los asuntos internacionales, haciendo de Etiopía un miembro fundador de la ONU.
 
En 1955 proclamó una nueva Constitución y la elección de diputados por sufragio universal. En 1961 fundó la primera Universidad de Etiopía y en 1963 convocó en Addis Abeba a los Jefes de Estado africanos fundándose la primera organización continental posterior al holocausto africano: La Organización de Unidad Africana (OUA), ganándose de tal forma el título del “Padre de la Unión Africana”. 
 
En enero de 1965 organizó una histórica conferencia de las Iglesias Ortodoxas Orientales en Addis Abeba que convocó a los patriarcas jefes de cada Iglesia que hacía siglos no se reunían. Durante esta histórica conferencia, el Emperador se ganó el título de “Defensor de la Fe”.
 
Durante los 60´s, Su Majestad Imperial realiza varias expediciones transoceánicas visitando africanos esparcidos por el mundo, incluyendo una memorable visita a Jamaica en 1966.
 
En los años siguientes, continuó a su ritmo, con más reformas internas y logros diplomáticos externos, pero la situación política y económica a principios de los 70´s es grave en Etiopía; los funcionarios públicos poco a poco fueron renunciando y una comisión fue formada para redactar una nueva Constitución.
 
No obstante, estos esfuerzos fueron en vano y el 13 de Septiembre de 1975, después del más histórico y maravilloso reinado de unos 44 años y a la edad de 82 años, el Emperador fue depuesto y trasladado al gran Palacio de Menelik, por la cuarta división del ejército del gobierno militar provisional que reemplazaría su régimen.
 
El Emperador Haile Selassie I, es el último monarca que ocupó el Trono de Etiopía, y es recordado como el gran restaurador y modernizador de Etiopía.
 
Por todas estas obras y por sus inquebrantables esfuerzos para el bienestar de su pueblo y de la humanidad misma es que Haile Selassie I es hoy entre la gente Rastafari el único hombre digno de alabanza pues la revelación habla de él como: El león de la tribu de Judá que ha vencido para abrir el libro y desatar los sellos. Selah.
 
Escrito por Jahzara Amlak /Pive Dread

© 2019